Una amarga y dulce sinfonía, así es la vida

 

9D6E5EDC-C03E-4328-8BDB-46211322610E.jpeg

Uno, dos. Estás dentro, el corazón late con la fuerza de un caballo, de dos, los justos para cargar con ambos en ese camino que dibujaste tan perfecto porque si están juntos todo es posible. Tres, cuatro. Los gritos empezaron y un prospecto de golpe se presentó por fin, el monstruo que cultivaste tan perfecto desde niño, se deja ver, eres demasiado para ella hoy. Cinco, seis. La tomas entre tus brazos, le consuelas, prometes que todo cambiará y desde mañana incluso anotaras cada detalle para no olvidar nada. Siete, ocho. Estás vivo de nuevo, es una mujer más joven, más jovial, transmite frente a tus amigos lo que “el amor de tu vida” nunca logró. Nueve, diez. De vuelta, preparas tu propia comida y cenas en la casa vacía. Ojalá pudieras volver atrás la cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s